7 feb. 2008

Presta atención a la clase y toma apuntes

Si no prestas atención es como si no hubieras estado; esto te traerá duras consecuencias como el hecho de no entender la clase siguiente o perder demasiado tiempo intentando comprender el tema tú sólo con el libro.

En cambio, si te formas el hábito de asistir a todas tus clases, poner atención y tomar apuntes, te estarás facilitando enormemente la vida y sin duda estarás muy cerca de lograr tus objetivos. El hecho de escuchar y tomar notas hace que tu capacidad retentiva aumente hasta en un 75 por ciento.

Los apuntes son un resumen de todo lo que se dijo durante la clase. No cometas el error de intentar escribir en tu libreta cada una de las palabras que el profesor pronuncie. Más bien se trata de ir captando las ideas principales. Con la práctica irás aprendiendo y mejorando tu técnica personal para tomar apuntes y descubrirás que la mayoría de los maestros dejan pistas muy claras de las preguntas que después vienen en el examen.

Tomar buenos apuntes es como tener las respuestas del examen antes de presentarlo. Tus apuntes te indican exactamente qué estudiar. Escucharás la clase una sola vez; en cambio puedes revisar tus apuntes todas las veces que quieras. [1]

Para tomar buenos apuntes te recomiendo que te sientes en la primera fila, buscando un asiento cercano al profesor. Esto te permitirá ver y escuchar bien todo lo que diga. Me atrevería a asegurarte que con el simple hecho de sentarte adelante mejorarán tus calificaciones porque evitarás distraerte, prestarás más atención y -como ingrediente extra- causarás una buena impresión ante tus maestros.

Además, ten en cuenta estos otros consejos a la hora de tomar notas en clase:
  • Escucha atentamente a tu profesor, inclinando tu cuerpo hacia adelante. No adoptes la típica pose de "acostarte" en la silla.
  • Organiza tus notas en orden lógico. Trata de tener una libreta para cada asignatura e ir escribiendo cronológicamente las notas de cada clase. Así, cuando lleguen los exámenes tendrás un cuaderno de apuntes perfectamente organizado y será muy fácil repasar los temas incluidos.
  • Escribe con letra legible, de modo que después puedas leer y entender lo que anotaste (así no perderás el tiempo intentando traducir tus "garabatos").
  • Pregunta. Si no entiendes el tema que se está tratando en clase, no tengas pena y pregúntale al profesor hasta que te quede bien claro.
  • Asiste a todas tus clases. Si por causas de fuerza mayor faltas a una clase, habla con tu profesor y también consíguete una copia de los apuntes de alguno de tus compañeros.

[1] Marshall, Brian, Estudiantes de Éxito, Ed. Selector, p.13

No hay comentarios: